Estudiar un curso de Shiatsu

Motivos para estudiar un curso de Shiatsu profesional

 

A diferencia de la mayoría de la gente que comienza esta formación, yo no estudio shiatsu para dedicarme a ello profesionalmente. Lo que quiero conseguir a través de este curso es conocer mejor mi cuerpo y llegar a habitarlo en mayor profundidad. Estoy seguro de que compartiré lo que aprenda con la gente de mi entorno, pero de momento no tengo intención de dedicarme al shiatsu profesionalmente. Diferentes tipos de Shiatsu.

Hace ya tiempo que estoy muy interesado por la manera oriental de entender la salud. Desde hace años practico yoga, meditación zen y aikido, y en los últimos años he leído algunos libros muy interesantes sobre estas materias, así como sobre medicina tradicional china y ayurveda. Lo que más me atrae de la estas corrientes es que plantean una visión holística de la naturaleza, el ser humano y la saludo.

Yo ya había hecho alguna formación muy introductoria de masaje y leído algunos libros sobre esta temática, y he practicado bastante con mis amigos, pero hasta ahora no me había decidido a hacer un curso profesional. Es cierto que en otras ocasiones había pensando en hacer una formación más completa en algún tipo de terapia manual, pero no sabía por cuál optar.

Mis lecturas sobre MTC , mi interés por la cultura japonesa y otras casualidades de la vida fueron acrecentando mi interés por el shiatsu y, después de probarlo, decidí formarme en esta terapia. Las sesiones de shiatsu me dejan muy relajado, pero con la mente muy aguda, concentrada y clara; justamente como una sesión profunda de meditación. Este efecto tan poderoso es el que hizo que me decidiera a estudiar shiatsu.

Todo esto fue lo que me trajo al Shiatsu, la escuela de zen shiatsu que dirige la prestigiosa Imma Bonet. El tiempo dirá, pero a día de hoy estoy convencido de que el curso irá bien y de qué aprenderé -y desaprenderé- mucho. De momento no he hecho más que comenzar el curso y estoy encantado.

Deja un comentario