Curso de ventosas masaje y aplicación de ventosas

Aplicación de las ventosas en el meridiano de Vejiga

El fin de semana pasado participé en un curso de ventosas terapéuticas o ventosoterapia (Ba Guan en chino o cupping en inglés), una técnica de Medicina Tradicional China (MTC) menos conocida que la acupuntura o la moxibustión, pero igualmente interesante. El curso tuvo lugar en Cielo y Tierra Escuela de Medicina Tradicional China, con Vicenç Bagué encargado de la parte teórica y Lee Kuy Moon de la práctica. El curso fue dinámico y ameno, con un buen equilibrio entre teoría y práctica.

El uso terapéutico de las ventosas es antiquísimo. Se cree que los chinos las usan desde hace miles de años, aunque la documentación escrita más antigua es del siglo III d.C. Además de los antiguos chinos, también las usaron los egipcios, griegos, romanos y árabes. En la medicina europea de la Edad Media también se utilizaban las ventosas, pero la medicina occidental moderna no utiliza esta técnica; si bien es cierto que varias corrientes de la medicina alternativa sí lo hacen.

La succión que provocan las ventosas produce una rotura de capilares, la cual da lugar a unas características marcas (hematomas). La acumulación sanguínea que produce la succión de la ventosa aumenta la circulación sanguinea en los tejidos de la zona tratada. Esta sangre aporta nutrientes, oxígeno y leucocitos (celulas defensivas del sistema inmunológico) a los tejidos; por otra parte, favorece la circulación de la linfa.

Desde el punto de vista de la MTC las ventosas movilizan el qi y la sangre, es decir, que sirven para eliminar la estasis sanguínea y las obstrucciones de qi. En general, se utilizan para aliviar el dolor y desobstruir (recordemos que hablamos desde la perspectiva de la MTC).

Esta semana he estado utilizándolas conmigo mismo en la parte del canal de Vejiga que recorre la espalda (a ambos lados de la columna, como en la foto de arriba) y estoy muy satisfecho con los efectos. En general, noto menos tensión en toda la espalda, pero sobre todo en la zona superior. De hecho, las ventosas me han ayudado a soltar una contractura que tenía en la escápula.

El inconveniente de esta técnica es que deja unas marcas poco estéticas allí donde se aplican las ventosas. Estos hematomas pueden tardar días e incluso semanas en desaparecer, dependiendo de la respuesta de cada cuerpo. De forma que, si alguna vez te ofrecen probarlas, recuerda que te acordarás de ellas durante unos días  Eso sí, por si te lo estás planteando, la aplicación de ventosas no duele.

Marcas producidas por la aplicación de ventosas terapéuticas

Deja un comentario